La pandemia de Covid-19 y el aislamiento social han dado aún más luz a la importancia de los cuidados, de la información de calidad y del debate sin tabús cuando se trata de la salud mental. Los trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad han ganado un nuevo giro en el escenario de inseguridad y distanciamiento, y la llamada “nueva normalidad’ presenta desafíos en varios frentes. La alerta se enciende especialmente porque la depresión es el principal factor de riesgo de suicidio en el mundo.

Con el objetivo de concientizar sobre el tema y estimular un ambiente propicio para las personas que, a menudo, no buscan apoyo por falta de información, miedo, inseguridad o vergüenza de ser estigmatizadas, Upjohn México, a través de las campañas digitales de responsabilidad social #Desahógate y #HablemosYa, buscan ayudar a pacientes, familiares y profesionales de la salud a tomar decisiones informadas para el manejo oportuno y adecuado de estas condiciones mentales, las cuales son altamente prevalentes en país.

En México, 15 de cada 100 habitantes sufre depresión, y la cifra podría ser mayor, ya que algunas personas jamás han sido diagnosticadas y viven hasta 15 años sin saber que tienen esta afección que se manifiesta por un estado anímico de nostalgia profunda. En cuanto a la ansiedad, “el 14.3% de la población; es decir, más de 15 millones de mexicanos, viven con algún tipo de trastorno de este tipo, lo cual también es preocupante”, indicó la Dra. Georgina Chi Lem, Gerente de Sistema Nervioso Central de Upjohn México.

Puedes leer el artículo completo en este enlace.

Fuente: Top Management

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here